Hacienda presenta nuevo sistema informático

EL SAFIM

El 14 de octubre de 2014, la Dirección General de Contabilidad Gubernamental del Ministerio de Hacienda, presenta orgullosamente al público su aplicación web SAFIM (Sistema de Administración Financiera Municipal), que mejorará el control y la eficiencia en el manejo de los fondos públicos municipales. ¿Y...? Muchos se preguntaran que pasa con eso…, con que se come, ¿Por qué es importante?, con tanto problema que hay…Pues bien tratare de condensar si es posible una historia muy larga en unas cuantas páginas y más adelante veremos porque el SAFIM se convierte en un ejemplo para el Ministerio.

Actualmente el Ministerio de Hacienda es una de las instituciones de gobierno con mejor ¡Infraestructura Tecnológica!, ¡Líder en Tecnologías de Información (TI)!;  o dependiendo del gusto, la institución del estado que más ha gastado o invertido en la Modernización a través de préstamos, donaciones y fondos propios en las Tecnologías de la Información (TI).

 

¿Qué son las Tecnologías de la Información?  Y para que su usan en la Administración Tributaria

 

Para el área en particular del Ministerio de Hacienda, las TI son un componente crucial de la administración tributaria, ya que permiten una mejor recolección y análisis de información, manejar la carga de trabajo y recursos de manera proactiva, alentar un contacto cooperativo con los contribuyentes y estandarizar el trato hacia ellos, facilitando la aplicación uniforme de la ley fiscal. Las TI han tenido un impacto profundo y directo en la manera como llevan a cabo sus emprendimientos las entidades privadas y públicas y son las que han experimentado un cambio rápido en las últimas décadas.

 

Históricamente, el uso más destacado de los sistemas de TI en las administraciones tributarias ha sido, el de respaldar las tareas básicas de las mismas, en el procesamiento de declaraciones y pagos y en la recolección de información pertinente. El componente ‘fundamental’ de los sistemas TI contemporáneos sigue sirviendo de apoyo en estas tareas, lo que evita que la administración tributaria se involucre con un procesamiento manual extenuante y así orientar sus recursos a facilitar, monitorear y asegurar el cumplimiento. Actualmente, las TI también aseguran el cumplimiento voluntario al abrir canales múltiples, interactivos y electrónicos con los contribuyentes. Este componente de sistemas de TI modernos, denominado el ‘sistema de impuestos electrónico’, incluye soporte para el registro electrónico, declaraciones, pagos, diseminación de la información y otras funciones. Con respecto al monitoreo y vigilancia del cumplimiento, el ‘sistema de desempeño del cumplimiento’ de los sistemas de TI modernos son compatibles con las funciones de auditoría y recaudación de las administraciones tributarias en cuanto a la recolección y gestión de la información en zonas predeterminadas donde el incumplimiento plantea grandes riesgos para los ingresos.

 

En El Salvador, por ejemplo, como resultado de los esfuerzos de la aplicación de la Modernización del Sistema de Administración Tributaria (MOST-1988), y más adelante de la Modernización del Sistema Financiero (SAFI-1995), fueron asignados recursos TI como apoyo a los departamentos tributarios, de aduanas, de tesorería, presupuesto y contabilidad. Con el tiempo, estas divisiones de soporte técnico han evolucionado en secciones separadas que se comunican e interactúan con poca frecuencia, dando lugar a riesgos en potencia a la integración[1], a la estandarización y, en algunos casos, a la seguridad de la información. Otro factor histórico que ha contribuido a la descentralización de las TI ha sido el paso de unidades centrales a la informatización distribuida, lo que permitió la creación de recursos dispersos de manera geográfica o por departamento, lo ideal para las TI es que exista una centralización y consolidación de la infraestructura de TI.

 

En la Implementación de TI, existen 2 tendencias prácticas que no son universales pero que deben ser tomadas en cuenta por la Administración Tributaria para su implementación.

 

Soluciones COTS (Comercial-Off-The-Shelf, Software prefabricado) y las Hechas a la Medida

 

Para el costo total de los términos de propiedad, las soluciones hechas a la medida son más baratas para las administraciones tributarias pequeñas, particularmente considerando los costos de licencia, mientras que las soluciones COTS son más rentables para implementaciones más grandes, con una amplitud mayor de requerimientos del sistema. Las soluciones COTS pueden ser adecuadas donde exista una mayor reforma de administración tributaria y requieren suficiente financiamiento y compromiso para la mejora a través de prácticas líderes exitosas, como en el caso de Egipto y Costa Rica[2].

 

¿Qué tipo de solución se implementó en nuestro Ministerio?

 

Muy a menudo, las soluciones COTS en países en desarrollo y en transición fracasan, debido a que los procesos de administración tributaria no se ajustan a las prácticas líderes exitosas y no hay financiación suficiente o una adecuada gestión para el cambio. Un número de países, tales como El Salvador, Georgia, y Bosnia y Herzegovina – este último se trasladó recientemente a una solución personalizada/ /COTS "híbrida" – han adoptado una reforma por porción con el tiempo con la priorización adecuada de las intervenciones de TI hechas a la medida de manera dirigidas. En el largo plazo y, en ocasiones, las soluciones hechas a la medida pueden resultar costosas con periodos de vida cortos y múltiples esfuerzos de implementación como en El Salvador.

La administración tributara de El Salvador aplicó una solución hecha a la medida a través de una serie de proyectos de mejora. La USAID financió el proyecto de Modernización Salvadoreña Tributaria (MOST-1988), que funcionó entre 1991 y 1995, resultando en la reestructuración del panorama de administración tributaria, incluyendo la sustitución del sistema fiscal central de impuestos legales y la descentralización de la informática. Este proyecto abordó los aspectos fundamentales de TI de la administración tributaria y, en 1994, el equipo MOST había desarrollado un sistema basado en FoxPro hecho a la medida que incluía el IVA y el registro de impuestos sobre la renta, el procesamiento de declaraciones, el procesamiento de pagos a través de bancos (POS) y algunas herramientas básicas de selección de auditoría (manipulable pero buena). En el transcurso de este proyecto, la USAID también trabajó con el Ministerio de Hacienda para cambiar su enfoque hacia la tributación, con especial atención a las medidas para mejorar el cumplimiento. Paralelamente, el BID apoyó la creación de una Unidad de Grandes Contribuyentes con un departamento de tecnologías de la información responsable del diseño, desarrollo e implementación de un sistema separado de administración tributaria hecho a la medida dedicado a los grandes contribuyentes.

En 1998 la administración tributaria inició un programa de integración de TI como parte de un esfuerzo para combatir la disminución de los ingresos fiscales. En  2002 ambos sistemas se habían integrado a una plataforma basada en Linux que utilizaba Informix como el entorno de base de datos y PowerBuilder como el idioma de aplicación, sustituyendo el sistema FoxPro de MOST. El sistema facilitó el aumento de las necesidades de procesamiento y eliminó la duplicación de la funcionalidad. El nuevo sistema denominado Sistema Integrado de Información Tributaria (SIIT), proporcionó una única plataforma para el registro de contribuyentes y el procesamiento de declaraciones con una contabilidad básica del contribuyente, el archivo y la funcionalidad de auditoría. De igual forma, paralelamente luego de 5 años de desarrollo en 2002 se ponen en producción el Sistema de Administración Financiera Integrada (SAFI), este integro únicamente los subsistemas de Contabilidad, Presupuesto, Tesorería, quedando fuera los subsistemas de Crédito Publico y Aduanas, a través de interfaces se logró relacionar información con el SIIT.

Para el 2002 el nuevo SIIT sufría de problemas de rendimiento de hardware debido al alto tráfico de datos y el aumento de las demandas de los usuarios. El Ministerio de Hacienda, solicitó más asistencia, haciendo hincapié en el soporte de la modernización del sistema y la funcionalidad de auditoría mejorada. En el 2002, USAID lanzó el Proyecto de Administración Tributaria (TAP), el cuál implementó nuevas plataformas de hardware e introdujo un sistema remoto para auditorias de campo.

A finales del 2004 una serie de nuevas medidas aumentaron la presión sobre las operaciones y sistemas de la administración fiscal con requisitos adicionales de cumplimiento, controles más estrictos en materia de IVA, y los nuevos requisitos de declaración. En el 2005, USAID lanzó el Proyecto de Política Tributaria y Mejora de la Administración (TPAR), destinado a la modernización del sistema. Entre el 2005 y el 2010 el equipo del proyecto TPAR remplazó el sistema SIIT con una nueva versión denominada J-SIIT, que sustituyó a Informix y PowerBuilder con Oracle y Java y proporcionó una mayor capacidad de procesamiento de datos y funcionalidad para soportar los servicios al contribuyente por internet. Una versión actualizada de cliente de escritorio para funcionarios fiscales y un Call Center de Cumplimiento Fiscal. El Call Center de Cumplimiento Fiscal, consta de un sistema automatizado para llamar a los contribuyentes morosos, incluyendo a los evasores fiscales, y recordarles su obligación tributaria. Un aspecto importante del proyecto TAPR fue también el rediseño completo del proceso de auditoría, incluyendo el despliegue de un Sistema de Gestión de Selección de Casos (CSMS) que automatizaba el proceso de selección de auditoría de calificación de riesgo y la asignación de personal de auditoría para cada caso, en lugar de dejar estas decisiones a la discreción de los funcionarios fiscales, y monitoreaba los casos de auditoría. También se creó un Call Center de Atención al Contribuyente para brindar asistencia, orientación y asesoría legal a los contribuyentes con respecto a sus obligaciones tributarias, en el presente en los últimos 5 años se ha planteado la creación del SAFI II a la fecha se encuentra en la fase de diseño y desarrollo, y pretende nuevamente integrar nuevamente entre otros subsistemas Contabilidad, Presupuesto, Tesorería, y ahora si de una vez por todas integrarlo con el SIGADE, crear la CUT, un nuevo sistema de crédito público entre otras… integrar lo que se debió integrar desde 1995 incluyendo a las Municipalidades.

 

Todo lo anterior nos sirve de base para entender un poco lo que pasa en el Ministerio de Hacienda, la teoría es muy  buena y es lo que los organismos donantes sugieren implementar, en la práctica las cosas se hicieron un poco diferentes.

 

Entre otras cosas, porque son MUCHAS, estratégicamente a alguien se le ocurrió mediante un Acuerdo Ejecutivo crear una Dirección Nacional de Administración Financiera (DINAFI), ella durante mucho tiempo ha intervenido en los procesos normativos que son responsabilidad de las otras Direcciones Generales; y no solo intervino con las funciones, trato de consolidar la infraestructura de TI, lo que en la teoría no está mal, claro si se hubiera hecho basado en intereses genuinamente técnicos para beneficiar a la Administración Tributaria.

En la práctica durante los 19 años de modernización hay que señalar que las distintas gerencias técnicas han tenido múltiples viajes al exterior, capacitaciones, reestructuraciones salariales constantes, selección de proveedores de acuerdo a especificaciones técnicas “adecuadamente selectivas”, reiteradas adquisiciones de financiamientos y donaciones para elaborar soluciones de TI, hechas a la medida que no integran completamente la Administración Tributaria y que han adolecido de corta vida con escasa eficiencia, etc, etc.

 

Múltiples problemas que aún  persisten, pero que sin embargo, en un estudio reciente del Ministerio de Hacienda en El Salvador concluyó que una consolidación importante de TI en sus unidades de Gestión Financiera (Tesorería, Contabilidad, Presupuesto e Inversión Pública) abordó los desafíos y proporcionaron los beneficios presentados en la siguiente tabla:



[1] La integración no se refiere únicamente a la integración de infraestructura, sino también a la integración de la información. Un problema típico de integración en los Ministerios de Hacienda surge de las diferentes prioridades que se da a porciones claves de información dependiendo del proceso empresarial soportado por la aplicación de TI. Por ejemplo, un NIT es de importancia primordial para la administración tributaria, pero no de igual importancia para un departamento de tesorería o de contabilidad el cual se enfoca en el manejo eficiente de cuentas por pagar y por cobrar, mas no en solicitar o validar efectivamente números NIT para proveedores del gobierno. En este caso, cuando la administración tributaria debe solicitar datos del sistema financiero para, digamos, propósitos de conciliación del IVA, la información comúnmente entregada carece de una validación adecuada, volviendo irrealizable la tarea de consolidar y agrupar la información del contribuyente. Se observan casos similares en las administraciones Aduaneras, por ejemplo, donde el énfasis de la empresa es la recaudación y protección de todos los ingresos Especiales y Aduaneros y controla para el contrabando de bienes de importación y exportación que se puedan realizar sin la captación de un NIT.

[2] Para ver el caso exitoso de Egipto, Arturo Jacobs  2013 LAC_TaxBook_Ch04, p14;  Costa Rica Jiménez et al. (2012), p. 47.

 

Los desafíos y beneficios de la consolidación de TI en el Ministerio de Hacienda (2010-2014)

Desafíos

Beneficios potenciales

  • La duplicación de esfuerzos. El mantenimiento de aplicaciones se provee por diferentes actores y unidades dando origen a diferentes soluciones a lo que por lo general son problemas comunes;

  • La falta de soporte técnico a departamentos menos desarrollados en TI;

  • La falta de cumplimiento de las políticas de TI;

  • Los servicios de TI se proporcionan en reacción a los desafíos y no identifican ni resuelven de manera proactiva los riesgos potenciales;

  • La estrategia de TI se define a nivel de departamento y carece de una visión más integral de la gestión financiera;

  • No existe ningún punto de contacto para las Unidades de Gestión Financiera a nivel del Gobierno como apoyo para sus operaciones;

  • Dificultades en el desarrollo de nuevos proyectos debido a una flexibilidad reducida en términos de recursos;

  • Falta de parámetros; y

  • Las soluciones carecen de una visión a largo plazo.

  • Incremento de nivel de disponibilidad del Sistema de Gestión Financiera;

  • El diseño y desarrollo de soluciones integrales;

  • El uso de recursos compartidos se maximiza;

  • Una única solución para problemas similares;

  • Normalización y aplicación de políticas; y

  • Empoderamiento del personal al compartir un marco común de tecnología.

Se supone que todos esos desafíos de 1995 deberían de haber sido superados y otra vez se plantea que con la asistencia financiera $$$$$ de los donantes a DINAFI se obtendrán grandes beneficios potenciales. Ojala que los beneficios sean para la Administración Tributaria, y no para entes individuales que únicamente engrosan sus currículos con capacitaciones en el exterior, para otorgar jugosos contratos a proveedores exclusivos que otorgan fiestas, viajes, etc, a consultores de COTS y también para despedir o hacer que se larguen a otras instituciones buenos técnicos que simplemente no toleran o comparten ciertas actitudes, en fin  ¿Será que se logra si se mantiene la misma administración?. O en cinco años seremos señalados en informes de la USAID como ejemplos de fracaso.

 

… El SAFIM que también forma parte del plan estratégico 2010-2014 del Ministerio, puede considerarse como un ejemplo de ahorro y eficiencia aprovechando las donaciones que le otorgan al estado, con una buena capacitación y con personal de informática de la DGCG, se ha logrado lanzar una plataforma para que las alcaldías lleven su presupuesto, contabilidad, tesorería, y sus procesos administrativos en una primera fase, en la siguiente se integrara la mora tributaria y el catastro entre otras.

 

El SAFIM surge como una necesidad para actualizar la plataforma existente en Foxpro SICGE, veterana y útil, pero que ya rindió lo que tenía, y como alternativa al sistema SAFIMU que implico para los donantes un costo aproximado de $ 5.0 millones de dólares y un poco menos para el SAFIMU II, a parte de los costos que le implicaban a la Alcaldía su instalación en base de datos y equipos, y que la solución no estaba centralizada lo que implicaba asistencia técnica en las alcaldías y en la DGCG.

 

El SAFIM mejorará el control y la eficiencia en el manejo de los fondos públicos municipales, iniciara con 50 municipalidades-, las alcaldías podrán modernizar los procesos administrativos y financieros, integrar la gestión de presupuestos, tesorería, contabilidad y administración tributaria y fortalecerán la transparencia y la rendición de cuentas.

 

Inmar Reyes, Director General de Contabilidad Gubernamental del Ministerio de Hacienda, destacó en una entrevista que el impacto de la nueva herramienta es que se podrá hacer en línea, y centralizada, reducirá los costos de instalación y "ha sido hecho en casa, con baja inversión y alta calidad tecnológica y fácil navegación, amigable".

 

SAFIM se trabaja en ambiente web y en sistema java, las municipalidades podrán desarrollar y robustecer "tesorería, contabilidad y presupuesto y, más adelante, el manejo de la mora tributaria", dijo Reyes.

 

 

 

Por su parte, el Viceministro de Hacienda, Roberto Solórzano, señaló que con el sistema se "da un giro moderno a la administración de finanzas de las alcaldías, con el apoyo de la Dirección General de Contabilidad Gubernamental".

Con esto se supera la forma obsoleta de las operaciones financieras de los gobiernos locales.

 

"Fortalecemos las finanzas y tendremos bien ubicados los recursos en rubros de ingresos para la inversión social de los recursos y en qué proyectos y en qué comunidades", manifestó el alcalde de San Marcos, Fidel Fuentes.

 

Oscar Ortiz, Vicepresidente de la República, invitado al lanzamiento del sistema, apreció "que representa una valiosa herramienta, en la primera grada de la administración pública, que son los gobiernos locales y servirá para tomar las mejores y adecuadas decisiones en finanzas municipales.

Entre los beneficios del SAFIM, las alcaldías tendrán la ejecución en línea, seguridad y control de la información, utilización óptima de recursos y la reducción de costos operativos.

Por otro lado, reduce el papeleo, fortalece el cumplimiento de normas, evita la pérdida de información y daños al sistema, respalda de forma adecuada y oportuna la información, entre otros beneficios y ventajas.

 http://verdaddigital.com/index.php/municipal/13237-hacienda-lanza-sistema-de-administracion-financiera-municipal-r

Se pasa de una solución de alto costo que significo $5 millones por su elaboración hecha a la “medida” pero de los consultores del proyecto, de que cada alcaldía pagara $100 mil dólares por implementación, comprar una base de datos propietaria, crear toda una infraestructura de hardware que no se necesita, una solución que en su momento no se pensó a largo plazo y nunca se pudo poner en producción en su totalidad, a una que baja los costos en base de datos que al momento de su lanzamiento es gratuita, en estándar web, con analistas y programadores del Ministerio de Hacienda es un gran logro y sí que implica un AHORRO PARA EL ESTADO.

Pero obviamente el viejo modelo de administración  tiene resistencia al surgimiento de la eficiencia y ya presiona por el cambio de la base de datos a favor de una solución propietaria y cara como siempre…

Ojala que este SAFIM sea la punta de lanza para que se mejore y reestructure las TI en la Institución y el Gobierno,  y que las Direcciones Generales tomen conciencia de la importancia de los procesos que les pertenecen en el marco de la Ley AFI y en el esquema tributario de El Salvador, probablemente ya es tiempo de redefinir el papel de DINAFI en el Ministerio mediante otro acuerdo ejecutivo.

Y por último espero que el SAFIM también sirva como ejemplo para la administración, que empleados capacitados se comprometen y son productivos…que de verdad sea la grada para que el personal sea mejorado; vaya para todos los empleados de la DGCG la felicitación, esperemos tener buenas noticias y estímulos para los mismos de parte de la administración, que ya es tiempo.

 

 

“Solo se fracasa cuando se deja de intentar”, Cole Seaton

Fuentes: Informes USAID, Auditorias de la Corte de Cuentas, El Gasto Público en El Salvador, medios digitales, otros documentos y de mi mala memoria.

Ing. Freddy Edward Arguera Ramos.

Secretario de Educación, Cultura  y Propaganda, SITRAMHA.

 

 

Copyright © 2017 SITRAMHA El Salvador, C.A.. All Rights Reserved.
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.
LegetøjBabytilbehørLegetøj og Børnetøj